A pesar del calorazo que ha hecho… ¡estoy encantada con la sesión de preboda de esta mañana!
Y es que ha sido a unos modelos muy especiales y cercanos, mi primo Nacho y su novia Nieves. Creo que pocas parejas reflejan el amor y la alegría de forma tan contagiosa, y está claro que están hechos el uno para el otro. Hemos escuchado a Siniestro Total en el coche, nos hemos reído, les he mandado besarse un millón de veces, hemos sudado la gota gorda, y terminado en el bar tomando una cerveza… ¿que más se puede pedir?.

Una gran mañana de domingo, de fotos y muy buena compañía.

Pronto pondré el reportaje completo, pero de momento van estas dos, con los ojos cerrados y los sueños abiertos…

 

Anuncios