Este es un pequeño adelanto de la sesión de preboda que he hecho esta tarde, con Amagoia y Eduardo. Una tarde ventolera de típico cierzo mañico en pleno corazón de la Expo, también hecha con mucho corazón. Y es que a esta pareja se le quiere, y mucho. Es lo que tiene que los modelos sean buenos amigos!
Me he rebozado como una croqueta por el suelo de todo el parque, he vuelto a casa con unos pelos como la Bruja Avería… y no hay nada mejor que olvidarse del sentido del ridículo y de miradas ajenas por estar haciendo lo que más te gusta en la vida, fotografiar.
Pronto pondré más fotos, y pronto (dentro de una semana) plasmaré su gran día en un entorno de lujo, el Pirineo.
Ganas no, lo siguiente! :-)

Anuncios