A Elena lo que le gusta es la naturaleza (la montaña concretamente) y escalar, a Javi el patinaje. Por eso en su reportaje de preboda hay un pedacito de cada uno.

Comenzamos en La Alfranca, un sitio que le gusta especialmente a ella. Pasamos mucho, muchísimo calor, pero el sitio es tan bonito que se hace más llevadero que en la ciudad. Casi no tuve ni que decirles lo que tenían que hacer porque se animaron muy pronto con esto de las fotos… así da gusto!
Y es que son una pareja muy espontánea y muy alegre, y eso ayuda mucho a la hora de hacer una sesión.

Después de llevar unas cuantas fotos hechas allí, cogimos el coche dirección expo para hacer las de patinaje. Pero de camino por la autovía, un coche nos empezó a pitar y… ups! habíamos pinchado una rueda!!. Triángulos reflectantes, rueda de repuesto, manos manchadas de grasa… y yo cámara en mano :-)
Este tipo de imprevistos son bastante puñeteros cuando se lleva el horario milimetrado, pero eso no impidió que llegaran a la expo con su mejor sonrisa.
Un poco más tarde de lo que pensábamos, pero todavía con luz para terminar el reportaje. Y además con sorpresa final, chapuzón en los aspersores para aliviar el calor! (súper envidia que me dieron, pero a la Nikon no le habría parecido tan buena idea).
Así que puedo decir que a pesar de todo, fue una tarde sobre ruedas. Un placer haberla compartido con vosotros, Javi y Elena!

Anuncios