Faltan solo tres días para que termine el año y es momento de recuento.

Si vuelvo la vista atrás, 2015 ha sido un año muy movido en el que ha habido de todo, y todavía con cosas pendientes, no quiero llevarme nada a rastras al año siguiente… la satisfacción de la tarea cumplida y empezar de cero es un buen propósito de fin de año! (que los propósitos del año nuevo siempre se los acaba llevando el viento…en este caso no sirve de nada el “Blowing in the wind” que tanto ha cantado Dylan…).

El caso, que me voy por las nubes… todo esto venía a que daba por actualizado el blog por completo, y no es así. Precisamente faltaba por poner uno de los trabajos más molones del año, y que debía esperar un tiempo a ver la luz porque no se podía adelantar a los acontecimientos. Mi aportación al último disco de Cuti Vericad, “El camino del Samurai”.
Unos fotomontajes incluidos en el libreto, con referencias en gran parte cinematográficas, integrando a Cuti en todos ellos. Eso si, y que conste en acta, de los trece fotomontajes doce son míos, y uno de mi gran amigo Xcar Malavida, que no quiero que después me acuse de atribuirme méritos por trabajo ajeno…. jajajajaja.

En resúmen, un encargo muy divertido que me encantó hacer tanto por la temática como por lo creativo, pero sobre todo por el equipo tan majo con el que me encontré. Por el montón de correos que nos mandamos entre Miguel Ángel Hernández (diseñador), Cuti y yo, por el buen rollo que hubo. Pero sobre todo por haber conocido personalmente a Cuti, gran músico y todavía mejor persona.
Al cual tuve la suerte de volver a escuchar el pasado sábado en La Casa del Loco, en el concierto Voodoo X-Mas.
Te mereces todo el éxito del mundo, y más!

¡¡Larga vida al Rock & Roll, larga vida a Cuti Vericad!!

Anuncios