Después de mucho tiempo, al fin, aprovechamos los días festivos de la Semana Santa para hacer una escapada y fotografiar la antigua central térmica de Aliaga.
Aunque en las fotos no se aprecien bien las dimensiones, doy fe de que es inmensa y de que impresiona bastante cuando la ves (ya desde la carretera) y más cuando pones el pie dentro.  Sobre todo el enorme portón de hierro que cuelga desde unos cuantos (bastantes) metros, y que se sujeta de unas sirgas y un contrapeso a cada lado… mucha cosa da estar justo debajo!
Ya sabéis que no puedo evitar tener debilidad por este tipo de sitios, el abandono, lo desgastado y envejecido me parece especialmente fotogénico, me atrae bastante más que fotografiar bombos, tambores y capirotes, que le vamos a hacer…
Para quien no conozca el sitio, aquí está el reportaje.

 

Anuncios