Si algo me parece bonito de la fotografía, es que puede hacer que un día cualquiera sea único si lo inmortalizas, porque pasa a ser un recuerdo. Y Sara y Beti decidieron plasmar como recuerdo una mañana de primavera, aunque ya sabemos que la palabra “primavera” en Zaragoza es… complicada de entender! jejeje
A pesar del intenso día de cierzo que tuvimos el pasado sábado, aguantaron el frío como unas campeonas y posaron con su mejor sonrisa.
Son hermanas, y desde muy niñas no tenían una sesión de fotos juntas, así que se animaron a ponerse delante de la cámara para hacer un regalo especial por el día de la madre.
Este es un pequeño adelanto del reportaje que hicimos en la zona de la expo, pronto pondré unas cuantas más.

Anuncios