Me gustan mucho las sesiones de preboda, y la principal razón es que es una buena forma de conocer a las parejas, y de que se vean reflejados delante de tu cámara antes de su gran día.
Cuando además la sesión es fuera de Zaragoza, más todavía. Así fue el reportaje de preboda de Lorena y Eduardo, un bonito día soleado en pleno Pirineo, y con la montaña todavía nevada pero con una temperatura primaveral, concretamente en el Valle de Pineta.

Es el sitio que eligieron para hacer sus fotos porque es muy especial para ellos, sobre todo para Eduardo, que lleva viajando allí desde niño y es como su segunda casa. Es montañero, y se nota por lo bien que conoce la zona, por el respecto y el amor que muestra hacia el entorno y la naturaleza.

Pasé un gran día con ellos, me sentí muy bien acompañada y muy a gusto. Viajamos juntos, paseamos por el bosque, comimos juntos, compartimos un día de montaña y aire puro, y nos conocimos.
Espero haber sabido captar la esencia y la belleza de un lugar tan bonito y especial para vosotros, ¡Lorena y Eduardo!.
Dentro de un mes y medio plasmaré un día único para vosotros, el de vuestra boda.

Anuncios