El pasado domingo, volví a disfrutar del paisaje y los rincones de ese paraíso llamado Pirineo.
Laura y Pedro buscaban un lugar especial para celebrar su boda, se enamoraron de Albella, y allí será donde se darán el “si quiero”.
Fuimos allí a hacer el reportaje de preboda por su encanto, y también para que yo pudiera ver y conocer el entorno para cuando llegue el momento de fotografiar su gran día. No pudo gustarme más lo que vi, la preciosa Casa Arana tiene un atractivo que enamora nada más verla, el paisaje que la rodea, la pequeña ermita de San Urbez al fondo… todo!

El reportaje lo hicimos en varias etapas y en distintos sitios, hay fotos hechas en Fiscal, Albella, Boltaña, Jánovas y un pueblecito de cuyo nombre no puedo acordarme.
Y también en un bosque que vimos desde la carretera y en el que paramos, que no tenía muy buen acceso, pero que valió la pena los matojos con pinchos que nos clavamos, jejeje.
Tengo que decir que me impresionó mucho el pueblo de Jánovas, del cual conocía su historia pero en el que no había estado nunca. Tengo una debilidad por los sitios abandonados y este pueblo deja una extraña sensación de soledad, pero no de abandono (al menos para mi). En realidad le fue arrancada la vida cuando nadie quería irse, y es como si estuviera allí, esperando.

Gracias a Laura y a Pedro por vuestra naturalidad delante de la cámara, y por vuestra frescura. Disfruté mucho detrás de la cámara, de vuestra compañía, y de los sitios tan bonitos que conocí gracias a vosotros.
¡ Ya queda menos para vuestra boda!

Anuncios