Después de un tiempo con el blog un poco abandonado (cosa que está muy mal), he decidido actualizarlo con la sesión de fotos que hice ayer, a este angelote llamado Eric.
Un niño de 19 días, tranquilo y muy bueno.

La verdad es que cuantas más cosas voy aprendiendo sobre los bebés, más me fascinan. Su comportamiento, los gestos, la personalidad tan definida que tiene cada uno de ellos, aunque acaben de llegar al mundo… quien me conozca ya sabe que yo no soy madre, y estoy aprendiendo mucho de estos peques gracias a fotografiarles, y es algo que me encanta. Hacer fotos a bebés me da mucha paz, es un punto de calma y de saber esperar, en un mundo cada vez más acelerado y estresante.

Ser partícipe durante unas horas de la nueva vida de una familia y de la ilusión que ello conlleva, es algo bonito.
Este es un pequeño adelanto de la mañana que compartí con José Antonio, Sylvia y Eric, bajo la atenta mirada de Lexie, que no quiso perderse nada.

 

Anuncios