Hace ya un par de semanas que hice viaje relámpago a Teruel, para fotografiar a una futura mamá, y tenía muchas ganas de poner estas fotos… ¡hoy es el día, por fin!
Me gusta mucho Teruel, muchísimo, y todavía más ir a trabajar allí. Es una ciudad con un encanto especial, y su gente también lo es.

Ella es Elena, y va a ser madre por segunda vez.
Hicimos las fotos con Nora, que no puede ser más mona y que me enamoró desde el primer momento… pero que es un terremoto! jajajaja.
“Venga Nora, yo te hago la foto a ti, y tú me la haces a mi, vale?” “valeeeeee!!!!” :-)

Y así conseguí hacerme amiga suya y pasar una mañana de lo más divertida, yo con mi Nikon y ella con su camarita amarilla. Está claro que va a ser una gran fotógrafa cuando sea mayor, porque ya apunta maneras.
Y es que le viene de familia porque Julio, su papá, dijo literalmente “hay personas que han nacido para estar delante de la cámara, y otras para estar detrás, y yo soy de los segundos”, y por eso no hay ninguna foto en la que salga él. Pero no te preocupes, Julio, que te lo perdonamos, te entiendo porque yo también pertenezco al segundo grupo.

Durante todo el viaje Zaragoza-Teruel viendo nubarrones negros y llover por la ventanilla del bus, llegué a Teruel y brillaba el sol. Y aunque no sea lo habitual, la sesión la terminé en el patio de entrada de la casa, cuando lleguéis al final del reportaje entenderéis por qué. Me volví a Zaragoza más que feliz.
Lucía está a punto de llegar, y espero que este sea un gran recuerdo para vosotros, Elena, Julio y Nora!

 

Anuncios