Despido la semana con una sesión de embarazo en pleno campo, concretamente en Alfajarín. Porque allí es donde viven Anabel y Mario, y porque querían aprovechar la bonita luz del atardecer en verano.
Es una suerte poder disfrutar de ese brillo tan especial, que nunca está en la luz del invierno aunque el día sea soleado, y hay que aprovecharlo al máximo!
Si la última entrada fue una sesión de embarazo y familia, esta refleja la ilusión y la espera del primer hijo. No queda nada para que llegue Martín, y ambos están muy emocionados.
Además en este caso la tripica va decorada con un body painting precioso! realizado como siempre por una gran amiga y profesional, Isabel II, con la que siempre es un lujo trabajar.
Así que no hay nada más que añadir, fue una sesión muy bonita para mi, en un entorno precioso, a una pareja encantadora con la que no pude conectar mejor, con una luz de película, y codo con codo con Isabel. Y sobre todo, con una modelo que tiene una de las miradas más bonitas que he fotografiado (tenía que decirlo!), aunque al final la ocultásemos bajo las gafas de sol para sacar su lado más sexy :-)
Aquí va un pequeño resumen, espero que os guste.

 

Anuncios