Tenía ganas de publicar esta entrada porque esta sesión me gusta especialmente, no lo puedo evitar.
Creo que no hay una localización que me guste más para hacer fotos que un campo verde y brillante bajo el sol, pero si además es en los monegros la sensación de alegría se multiplica por lo menos por diez!

Os presento a Julia, aunque no necesita mucha presentación porque habla por si sola. Una tarde de primavera (de primavera de verdad, no de la rara que hemos sufrido este año), en mi tierra y con mi gente.
No se puede pedir más, un lujo.

 

Anuncios