Hay sesiones de fotos que llegan de repente y te alegran la vida, como la que tuve la semana pasada, con estas tres mujeres maravillosas.
De mayor a menor, ellas son Carmen, Lara y Lucía.

La primera sesión de fotos que hago a una abuela con sus nietas, y que disfruté muchísimo.
Tres mujeres vitales, alegres, fuertes y bellas, tanto por fuera como por dentro.
Más de una sonrisa se me ha escapado retocándolas.
Ayyyy Lucía, ¡tú y tus ideas tan geniales! jejeje.
Una tarde de verano como otra cualquiera puede convertirse en un recuerdo inolvidable, solo hay que desearlo.

Anuncios