¿Qué puedo decir de Jessica y Luis?
Pues que son una pareja 10 por muchas razones, pero sobre todo porque no pueden ser mejores personas, porque se quieren mil (no hay más que verlos), y yo a ellos también!

Me hizo mucha ilusión cuando Jessi me llamó para que le hiciera las fotos, y me dijo “desde que me enteré de que estoy embarazada, tenía claro que las harías tú”.
Todo un orgullo para mí, y una alegría… :-)
No queda nada para conocer a la pequeña Lara, y como Luis está hecho un artista se encargó de decorar la tripica él mismo, y pincel en mano.
Para eso es dibujante y además dibujante “malavidero”, así que ni boceto ni nada, hizo lo que un malavida siempre hace, un “sobre la marcha”… ¡pues claro!
No hay como ser fiel a uno mismo y a su estilo, ser auténtico, para que las cosas sean tan auténticas como quien las hace. Un body paint muy chulo y original, pero sobre todo con mucha personalidad.

En esta sesión hay ilusión a toneladas, y no solo por la espera de un bebé, también por una casa estrenada hace muy poquito, y en la que la verán crecer.
Por esos gaticos tan majos que iban y venían, que cotilleaban, que esperaban a que les abriera la puerta de la terraza para entrar, y en especial por Dulbo, que es el consentido de Jessi y hasta se animó a salir en alguna foto (bien guapo y fotogénico por cierto).
Pronto volveré a visitarles a Fuentes de Ebro a hacerles más fotos, pero esta vez serán ya tres.

Anuncios